Y tú, ¿has vendido tu alma?

Hoy queremos empezar este artículo con una pregunta. ¿Cuantas veces te has leído las condiciones de uso de alguna web, o de algún servicio on-line?

Si la respuesta es que nunca te las lees (tranquilo que no eres el único) debes saber que es una muy mala práctica.

¿Siempre nos engañan?

Muchas veces las prácticas que tanto amargan nuestras compras o el uso de servicios están definidos en las condiciones de uso de las empresas. En ese caso no podemos decir que nos están engañando. Las empresas aprovechan para justificar ciertos problemas que les puedan surgir con su servicio en las condiciones de uso, y de paso se cubren legalmente para que no se les pueda denunciar, reclamar o tomar cualquier otra acción similar.

¿Qué gano al leer las condiciones de uso?

Al leer estas condiciones conseguirás saber exactamente qué harán con tu información, que objetivos tienen con su servicio, y como entienden su negocio y como quieren gestionarlo. Eso te ayudará a entender lo que supone el uso de ese servicio, así podrás decidir si quieres usarlo o no.

¿No crees que pongan nada importante? ¡Mira estos ejemplos!

– Usuarios de Dropbox: ¿Sabíais que una de sus cláusulas reserva el derecho de suspender o cancelar los servicios en cualquier momento? Esto puede hacer que de repente te quedes sin cuenta. ¿Sorprendido? Ahora seguramente empezarás a hacer copias de seguridad de la información que almacenas en este servicio.

-Usuarios de Facebook: ¿Subes muchas fotos a Facebook? ¿Sabes que cuando cuelgas una foto a Facebook esta deja de ser tuya y pasa a ser propiedad de Facebook? Imagínate que subes una foto tomando un mojito en una playa paradisíaca y que a Mark Zuckerberg le gusta y quiere usarla para una de sus campañas de marketing… Que no te extrañe verte por todos sitios promocionando Facebook o cualquier otro servicio de la compañía.

Incluso has vendido tu alma

Por último, mirad este ejemplo de empresa que juega con nosotros sabiendo que nadie se lee las condiciones de uso:

“Al enviar una orden de compra por la web el primer día del cuarto mes del año 2010, Anno Domini, estás de acuerdo en concedernos la opción no transferible de reclamar, por ahora y para siempre, tu alma inmortal.”

Aproximadamente 7500 personas compraron ese día en la plataforma Game Station a cambio de dinero y su alma.

Como podéis ver, y aunque se trate de una broma, las empresas pueden decir lo que quieran que nadie se da cuenta. Podría ser mucho peor… Podrían vender tu información o hacer cualquier otra cosa cuestionable… ¿Por qué no cambiamos y empezamos a leer?

Desde Populetic os animamos a que os cubráis la espalda y a que si nos engañan no sea porque no leemos todo lo que deberíamos.

 

Fuente: Instituto Nacional de  Tecnologías de la Comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *