¿Son las redes sociales una amenaza para las marcas?

Las redes sociales son, ante todo, un canal de comunicación. Y, nos guste o no, se han convertido en el eje central de nuestras relaciones. Si para las personas son una herramienta imprescindible para el día a día, para las marcas también debería serlo. Es cierto que la mayoría de las empresas son conscientes de la necesidad de estar presentes en las redes y algunos de los motivos son la pérdida de atractivo de los medios tradicionales para el público y la eficacia limitada de la publicidad unidireccional y masiva.

El Social Media Examiner acaba de publicar el 6º Informe Social Media Marketing Industry que recopila las respuestas de 2.800 profesionales del marketing y ventas, de los que el 92% reconoce la importancia de los medios sociales y como cada vez más, están apostando por este tipo de estrategia de comunicación.

Asimismo, el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información ha publicado un estudio que afirma que casi el 30 % de las empresas formadas por 10 o más empleados cuentan con perfiles sociales, un dato que ha aumentado un 18 % respecto al ejercicio anterior. Este incremento también se ha producido en las microempresas, ya que un 27 % de ellas ha abierto su primera red social corporativa. Estos nuevos canales de comunicación les han abierto muchas puertas a las pequeñas y medianas empresas, ya que muchas de ellas no podían acceder a los medios tradicionales por sus elevados costes.

A pesar de que un gran número de empresas han decidido sacarle provecho a los nuevos canales de comunicación, los datos demuestran que aún quedan muchas por dar el paso hacia una estrategia 2.0. Algunas de las razones que les impiden cambiar el chip a las marcas son el miedo a lo desconocido y la falta de formación técnica para llevar a cabo la nueva estrategia y todo lo que ésta conlleva.

El introducir una marca en el mundo de las redes sociales la favorece en muchos niveles, tanto en las relaciones entre marca y consumidores como entre los distintos estamentos de la compañía, incrementando su eficiencia y productividad. Algunos de los beneficios son: el poder proyectar una imagen positiva y cercana; ofrecer soporte, información y atención al cliente de forma personalizada; establecer y fortalecer relaciones y sinergias con proveedores, clientes e incluso con la competencia; recibir feedback, información de primera mano de los usuarios; gestionar críticas y problemas que puedan surgir; definirse como referentes en el sector y mejorar el posicionamiento de la web en Google y otros buscadores. ¿No vale la pena jugársela a cambio de todos los beneficios que las redes sociales te dan?

Son muchas las empresas que limitan el uso de los perfiles corporativos durante el horario laboral, ya que los ven como una distracción para los trabajadores. La solución para ello, no seria limitar el horario sino establecer unas políticas de uso responsable. Destacar que se ha demostrado que los trabajadores que participan activamente en las redes sociales de la empresa, estrechan los lazos entre la marca y los clientes, consiguiendo en algunos casos la fidelización. Saben que es un riesgo estar en Internet pero, ¿Quien mejor para defender una marca que los propios trabajadores?

Populetic, un lugar de encuentro y diálogo, un ejemplo de como las redes sociales pueden darte soluciones efectivas y rápidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *