Los consumidores compran con el corazón

Los días de la empresas herméticas, sin escrúpulos y que no cuidan a sus clientes y usuarios se están acabando. Las personas queremos afecto, cercanía y transparencia, y esto es lo que las organizaciones nos deben proporcionar si quieren que les sigamos comprando. El siguiente estudio nos señala un dato fabuloso: más del 85% de las compras son decisiones emocionales. ¿A qué esperan Movistar, Orange, Bancos, y otras empresas para conseguir nuestros corazones?

 

Los consumidores compran con el corazón

“De corazón a corazón”, estudio realizado por la agencia LOLA (Lowe & Partners).

Más del 85% de las compras son decisiones emocionales. Una marca que habla directamente al corazón de los consumidores puede permitirse un precio más elevado y, además, tendrá más posibilidades de acabar siendo la elegida en el momento de compra. Estas son algunas de las conclusiones del estudio “De corazón a corazón”, realizado por la agencia LOLA (Lowe & Partners) sobre la importancia de los aspectos emocionales en la decisiones de compra.

Incluso cuando la voluntad es que las decisiones sean resultado de un planteamiento lógico, la verdadera elección siempre se basa en la emoción, aunque en la mayoría de los casos no se sea consciente de ello.En el día a día, las emociones y el estado de ánimo influyen en el juicio y la percepción de la realidad, condicionando loas decisiones y elecciones. Aplicado al momento de consumo, esta circunstancia cobra una gran relevancia, ya que cerca del 85% de las compras son decisiones emocionales. Según el estudio, los consumidores más emocionales compran bastante más que los consumidores con un perfil más racional.

Las conexiones emocionales establecidas entre los consumidores y las marcas pueden construir relaciones muy fuertes, estimulando a la gente a comprar y mantener fidelidad hacia dichas marcas. Como explica Amaya Coronado, directora de planificación estratégica de LOLA y parte del equipo responsable del estudio, “las marcas con valor emocional crean preferencia en la mente de las personas, y esa preferencia les lleva a la compra. Cuanta más emoción pone la gente en las marcas, más poderosas se hacen estas. Cuanto más hable una marca al corazón, mejor conectará con la gente. Cuanto mejor entendamos las emociones de la gente, más fácil será llegar a sus corazones. Cuanto mejor hablemos el lenguaje de las emociones, mejor llegaremos a ellos”.

El estudio se ha inspirado en diferentes investigaciones procedentes de campos relacionados con la psicología, el neuromarketing y la comunicación, así como en los testimonios de más de 40 expertos internacionales de la industria publicitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *