Las comisiones de las entidades bancarias

Populetic, tras recibir numerosas reclamaciones relacionadas con las comisiones que cobran las entidades bancarias, hemos querido dedicar un artículo para conocer las diversas situaciones con las que uno se puede encontrar, si estamos amparados por la ley o no, dónde podemos interponer nuestra queja y algunas recomendaciones para evitar estos gastos de dinero innecesarios.

Situaciones en las que nos cobran comisiones, ¿legales o ilegales?

Antes de entrar a analizar los distintos casos, recordar que los bancos fijan libremente las comisiones a cobrar a sus clientes, salvo en contadas operaciones en las que los importes están limitados por Ley.

Asimismo, por la Orden EHA/2899/2011, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios, los bancos no están obligados a notificar las comisiones y registrarlas en el Banco de España, tampoco,  a elaborar un folleto de tarifas y comisiones. Es por ello, que aunque no nos parezca lo más correcto, es importante informarse a través de otras fuentes para intentar evitar tener que pagar ciertas cantidades de dinero innecesarias.

Referentes a las modificaciones de condiciones que puedan afectar a los contratos, las entidades deben comunicártelo con una antelación de 2 meses en los servicios de pago y un mes en el resto, si la duración del contrato supera el plazo con la finalidad de que puedas decidir si realmente te interesa continuar con dicho banco.

Y, tener en cuenta que las comisiones bancarias y los gastos deben responder a servicios prestados efectivamente o gastos habidos. Según la Orden EHA/1608/2010, los clientes deben ser informados de forma personalizada sobre lo que se les va a cobrar.

Dicho ésto, vamos a entrar en los distintos casos:

  • Cuenta en descubierto: se produce cuando el usuario gasta más dinero del que tiene en su cuenta y debe ese dinero al banco. Es lo que se conoce como “estar en números rojos”. En ocasiones, los descubiertos se generan por causas ajenas al cliente, como por ejemplo, que el banco pase determinadas facturas con fecha distinta a la acordada con el cliente.

Cuando la situación es culpa nuestra, como la entidad bancaria adelanta esos fondos, a cambio, nos toca devolver el dinero adelantado, los intereses generados y una serie de comisiones que están fijados por la ley. Según el Banco de España, la T.A.E (Tasa Anual Equivalente que engloba el tipo de interés al que se ofrece un servicio más los gastos y comisiones que genere) del descubierto, no puede superar 2,5 veces el interés legal del dinero en cada momento.

Cuando no ha sido por acciones nuestras, la entidad no podrá cobrarnos comisiones.

  • Tengo una hipoteca o un depósito. En caso de disponer de una cuenta solo para pagar un tema determinado como puede ser la hipoteca o las letras del coche, no deben cobrarte comisiones.

Según la jurisprudencia europea, las entidades no pueden cobrarte comisiones de mantenimiento a no ser que tengas algún servicio adicional como recibos, tarjetas o seguros. Dicho ésto, si te cobran, tendrás que ir a tu oficina bancaria para aclararlo, ya que según la ley es ilegal que lo hagan.

  • Tengo un préstamo y quiero cancelarlo anticipadamente. Aquí incluiríamos la cancelación de préstamos hipotecarios y la amortización anticipada de los mismos. Antes, se cobraban comisiones muy elevadas, aprovechándose del desconocimiento financiero de los usuarios y de la existencia de este tipo de comisiones. Actualmente, ha cambiado.

Las comisiones máximas que se pueden cobrar por este tipo de acción están fijadas por la Ley 2/1994 sobre subrogración y modificación de préstamos hipotecarios y la Ley 16/2011 de contratos de crédito al consumo. Antes de dar el paso, párate a mirar las leyes.

  • Tengo una tarjeta y he decidido devolverla. En este punto no hablamos del caso en que decides devolver tu tarjeta y cerrar la cuenta, sólo hacemos referencia a dejar de disponer del servicio.

Si por ejemplo, la devuelves al cabo de dos meses, el banco estará obligado a abonarte las comisiones de los meses restantes. Como la comisión que te estaban cobrando era de mantenimiento, es decir, para  compensar a la entidad por la custodia del dinero, el mantenimiento de los registros para el funcionamiento del depósito, el derecho a ordenar cargos y abonos en la cuenta, el servicio de caja básico asociado a tu cuenta y la emisión de documentos como extractos y liquidaciones, en el momento que cese el servicio, deben parar los cobros.

  • He sacado dinero de un banco distinto al mio. Puede ocurrir que necesites dinero y lo saques de una oficina distinta al lugar donde tienes domiciliada la cuenta y por ello, la entidad decida cobrarte una comisión.

Los bancos son libres de cobrarte una comisión por la retirada de dinero de una oficina distinta a la tuya, igualmente, la mayoría de los bancos prestan dicho servicio sin ningún tipo de coste.

¿Dónde puedo reclamar?

  • Dentro del mismo banco, puedes presentar una queja por escrito al Servicio de Atención al Cliente, un servicio obligatorio del que debe disponer.
  • Recurrir al Defensor del Cliente, una opción que no siempre está presente en los bancos. Es un órgano externo a la entidad que se encarga de mediar entre el banco y sus clientes. La queja debe ser expuesta por escrito. No siempre será aceptada y las decisiones de este órgano solo se tratan de recomendaciones que la entidad puede decidir seguir o no.
  • Las quejas relacionadas con depósitos, préstamos e hipotecas se deben presentar ante el Banco de España.
  • Las reclamaciones referentes a los fondos de inversión, operativa de mercado y OPVs, ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
  • En caso de tener problemas con los contratos de seguros y planes de pensiones, ante la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP).
  • Como consumidor afectado en sus intereses puedes presentar una reclamación por escrito en la Oficina de Consumo.

¿Cómo puedo ahorrar en comisiones?

  • Unificar las cuentas.
  • Dos bancos por familia, concentrando así la liquidez en una o dos entidades, aumentando la rentabilidad y consiguiendo tener mayor poder de negociación.
  • Domiciliar cuantas más cosas mejor en una entidad, ya que no tener nada eleva mucho la cuota de mantenimiento.
  • Evitar quedarte nunca en descubierto. Mantener siempre un saldo mínimo a prueba de recibos de última hora para evitar que el banco te penalice.
  • Si es online, mucho mejor.
  • Dar de baja las tarjetas que no utilices.
  • Tener muy claro en que cajeros puedes sacar dinero para evitar las altas comisiones.
  • En caso de ir al cajero con frecuencia la mejor opción es una tarjeta de débito, ya que el mantenimiento es más barato.

Desde Populetic esperamos que te sea útil la información que hemos querido recoger en este artículo y que cualquier duda o problema que te pueda surgir, no dudes en contar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *