El caso Ausbanc, la falsa asociación de consumidores

El pasado 28 de mayo trascendió la noticia de una resolución de la Aecosan o Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, en que se expulsaba a Ausbanc del Registro Estatal de Asociaciones de Consumidores y Usuarios.

Ausbanc, que decía ser una asociación de consumidores, es en realidad una empresa financiada por la banca y otras empresas. Se presentaba como una entidad sin ánimo de lucro y se aprovechaba así de subvenciones públicas. Un fraude en toda regla.

Según la ley, toda asociación de consumidores debe carecer de fines lucrativos, así cómo, tienen prohibido recibir dinero de empresas que comercializan productos o servicios a cambio de hacerles publicidad; esta tampoco puede hacerse gratuitamente, ya que de este tipo de asociaciones se pretende que actúen “con independencia frente a los operadores del mercado”. De la misma manera, tampoco pueden participar de sociedades mercantiles que no cumplan los mismos requisitos que se les exigen a las asociaciones de consumidores.

¿Cuál fue su estrategia? Desmembró su parte lucrativa en dos entidades: Ausbanc Consumo, asociación de consumidores sin ánimo de lucro, y Ausbanc Empresas, dónde cobraban el dinero por la inserción de publicidad en sus publicaciones, por la venta de informes y por el patrocinio de eventos.

El hecho es que Ausbanc ya fue expulsada del Registro en 2005 por el Instituto Nacional de Consumo (INC), pero retomó a sus actividades cuándo el PP volvió al Gobierno en 2012. Éste comenzó a otorgarle de nuevo subvenciones. Durante el juicio de 2007, la Audiencia Nacional expulsó a Ausbanc por fraude procesal en las causas penales abiertas a Fórum Filatélico y Afinsa, abriendo una investigación a parte sólo para la seudoasociación de consumidores. Ausbanc parecía que actuaba como defensa de las filatélicas, de las que había cobrado unos 2,45 millones de euros a través de su “asociación”.

El caso de Ausbanc, una empresa que supuestamente defiende los derechos de los consumidores y combate los abusos de las empresas, es casi delirante: recibía dinero de las empresas que “investigaba” y se dedicaba a publicitarlas. La sentencia, publicada en el BOE, es una buena noticia para la lucha contra el fraude y la corrupción en nuestro país; pero, por otro lado, evidencia la sorprendente facilidad e impunidad de la que gozan este tipo de empresas, que pueden llevar a cabo sus actividades durante años, antes de que se llegue a exponer públicamente su fraude y, aún más tiempo, en ser procesados judicialmente.

Desde el equipo de Populetic, esperamos que todos los ciudadanos afectados y engañados por Ausbanc sean debidamente recompensados, y que cada vez haya menos casos cómo este. Si eres víctima de un fraude o estafa: ¡exprésate y comparte!

 

Fuente de la noticia, aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *