5 estafas por internet

1. El fraude nigeriano o 419.

Recibes un email, el remitente es una rica familia nigeriana que necesita de cierta cantidad, muy elevada, para pagar unos impuestos y poder acceder a sus cuentas bancarias dónde guardan millones de dólares. ¿Qué ganas? Dicen devolverte el dinero y darte una suma ridículamente alta de dinero, para agradecerte el favor. Una vez hecha la transacción, la víctima espera siete días pero no vuelven a contactar con ella. Otra variación es: una mujer recientemente viuda que necesita acceder a las cuentas de su marido rico, quiere donar todo el dinero que le ha dejado a una parroquia.

Las condiciones son demasiado buenas para ser reales pero, aún así, algunas personas caen en el ardid. Se trata de fraudes en que juegan con los sentimientos y caridad de la gente. Lo peor es que se trata de un fraude que data de la década de 1920, el nombre de la cual era “el prisionero español”.

2. Pago por avanzado de tasas por un préstamo o crédito asegurado.

Recibes un email o te salta un anuncio pop-up con un mensaje que parece personalizado, pero no contiene ni tu nombre; dónde se te hace beneficiario de una tarjeta de crédito con unas condiciones inmejorables: pagando sólo las tasas de mantenimiento, tienes asegurada una tarjeta con crédito inmediato de miles de dólares. La trampa está en el hecho que haces el pago antes de recibir la tarjeta, ni de firmar ningún contrato. Cabe decir, que los bancos y cajas cobran las tasas de mantenimiento en el balance de la cuenta y no al registrarse.

El principal problema con este tipo de engaños es que el estafador, sólo con que una persona pague, ya gana. Así, para evitar problemas, es mejor ir con cuidado y desconfiar de este tipo de ofertas.

3. Fraude de la lotería.

Muchas personas sueñan con ganar la lotería, dejar sus trabajos y retirarse aún siendo joven para hacer lo que quieren. Aprovechando este sueño, algunos ciberdelincuentes mandan emails diciendo a la gente que son los ganadores de una gran cantidad de dinero. Todas las cosas que piensas comprar y hacer con ese inesperado dinero, pueden hacer que olvides que no compraste ningún boleto ni te apuntaste en primer lugar. ¿Cómo ganan ellos? Te piden unos miles de euros para poder cubrir los gastos e impuestos. Una vez se realiza el pago, el estafador ha ganado y puede ser muy difícil encontrarlo y recuperar tu dinero.

4. Emails de phishing y páginas web fraudulentas.

Ésta es la estafa más usual actualmente. Accedes a una página web o recibes un email que parece profesional y fiable de tu banco o caja, dónde te piden que vuelvas a introducir tus datos personales, contraseñas y cuentas bancarias, debido al ataque de un hacker o a un problema técnico. La página web resulta ser una farsa y los ciberdelincuentes tienen tu información. Esto es lo que se llama “phishing”. Una vez tienen la información, pueden acceder a tus cuentas y sacar dinero siendo casi invisibles, el fraude perfecto. ¿Un truco? Las páginas web oficiales empiezan su dirección con https://, la web falsa, generalmente, con http://, sin “s”. Si aún no estás seguro, llama a tu banco y pregunta si el email es real. Si desconfías, no proporciones ninguna información.

5. Fraude de la oferta de compra con precio más elevado.

Una persona pone a la venta un objeto de gran valor económico, como un coche o un camión, y publica su anuncio en Internet. El estafador rastreará el anuncio y enviará un email privado ofreciendo mucho más dinero que el que pedía el vendedor. Justificará esta oferta irresistible por unos supuestos impuestos internacionales para transportar coches transoceánicamente. Para devolverle, debes enviarle el coche con la diferencia. El “ticket” del pago que recibes parece real pero en un par de días, el banco llama para anunciar que es falso. Muchas veces resulta ser verdadera pero robada de un banco que nunca autorizará este pago. Si la persona no desconfía puede perder el coche, miles de euros y deber otros miles a su banco.

Desde el equipo de Populetic, recomendamos tomar precauciones y desconfiar de ofertas y premios por los que no nos hemos interesado ni hemos optado; así como, vigilar a la hora de realizar pagos o envíos si no sabemos del cierto quién es el receptor. Y, si a pesar de vigilar y ser cauto, eres víctima de un fraude o una estafa: ¡exprésate, difunde y únete!

1 comentario

  1. Si quieres irte de au pair, que no te estafen | Populetic Responder

    […] por adelantado (Estafa Nigeriana). Una estrategia muy utilizada es decirte que ellos te gestionarán el viaje hasta allí o a […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *